¿Por qué el hacer las cosas mal en España parece tener premio?

maxresdefault

Una de las cosas que nunca debemos de perder con la edad es la capacidad de aprender. Y otra debe de ser la capacidad de sorprendernos.

Y esta última, gracias a Dios, cada día que pasa la tenemos más agudizada porque hay cosas en este país que no nos dejan de sorprender.

Primero, un ministro que ‘en dos tardes’ iba a enseñar ‘Economía’ a un presidente del Gobierno, demostrando lo bueno que era uno y lo ágil en el aprendizaje que era otro. Ese ministro acabó siendo colaborador externo de una gran consultora a nivel internacional. De esas que recibe constantemente dinero público por hacer estudios sin sentido. Continuar leyendo «¿Por qué el hacer las cosas mal en España parece tener premio?»