Tag Archive for etica

La ética del Community Manager

Y con este título de la ética del Community Manager, no queremos analizar cuáles deben de ser sus funciones, que más o menos puede que todos las tengamos claras, sino que queremos hablar de las actitudes y comportamientos que deben regir su día a día.

Comportamientos, actitudes,…, en definitiva habilidades profesionales y personales que debe de tener presente en todo momento. Pero no nos vamos a engañar, la ética de todo Community Manager en su trabajo pasa por:

  • Decir la verdad: Tanto la información que tiene que salir de la empresa como la que desde su puesto deba a aportar a su superior en el staff para la toma de decisiones deberá de ir regida en todo momento por criterios de veracidad. Olvidarse de interpretaciones propias o subjetivas que puedan desvirtuar la información verdadera en cualquiera de los dos sentidos. Unido a que no debe de realizar interpretaciones, si en su cometido no está, tampoco debe de hacer suposiciones ni previsiones. Debe de limitarse a informar de lo que está ocurriendo.
  • Toda la verdad: Si dentro de la labor del Community Manager está la de hablar o comercializar productos o servicios de su marca, deberá de mostrar a sus followers exactamente lo que realmente obtendrán de adquirir esos servicios o productos. Por eso deberá de corroborar en todo momento que lo que tiene que transmitir en las redes sociales es la verdad, ni engañar, ni generar falsas expectativas y, si hiciese falta, consultar en su organización claramente que es lo que se quiere transmitir sin dejar libre ningún cabo suelto a diferentes interpretaciones.
  • Y nada más que la verdad: La verdad es siempre una, pero lo que está claro es que puede estar sujeta a diferentes interpretaciones. Por lo tanto siempre deberá de mantener el talante dialogante y no conflictivo con sus seguidores, evitar generar polémicas como forma de atraer tráfico o conseguir visibilidad, evitar que sus opiniones personales influyan en su cometido profesional. Hay que tener en cuenta que los CM son personas y tienen sentimiento y opiniones y que no tienen que estar de acuerdo con las de su organización en cuanto a la idea de lo que quiere transmitir esta: deberá de saber separar lo social de lo laboral y seguir lo que la organización le dice que debe de transmitir.

704f2f67522f046ab507c2c9221a9fde

Todo este resumen tiene su lógica de que lo único que debe de aportar en su cometido diario como norma de conducta o ética es la verdad ya que, si siendo virtual, se detecta que no dice la verdad, la marca a la que represente se puede dar por olvidad.

¿Ética o legalidad? … Yo quiero comer!!

cristobal montoro

Ética y legalidad pueden estar reñidas. Es más, si consideramos que la ética es algo personal, innato en el ser humano que le permite diferenciar lo correcto de lo reprobable, mientras que la legalidad no deja de ser un conjunto de leyes impuestas por un determinado grupo de personas con el poder para ello, llega con que entre estas haya mala fe o voluntad de hacer daño, para que podamos comprobar que la legalidad es contraria a la ética.

Vamos a contar una pequeña historia para ilustrar este post inicialmente que estoy seguro que cualquiera de vosotros podéis pensar en cualquier momento del día y que me gustaría compartir con vosotros.

Érase un matrimonio de mediana edad con un hijo de 18 años que ha conseguido, milagrosamente en estos tiempos, encontrar trabajo. Hasta ese día el padre de familia era el único que producía ingresos en el hogar familiar. Read more

¿Siempre has actuado con ética profesional?

Hace ya unos cuantos días que llevo dándole vueltas al tema de la ética profesional. Creo que es algo de lo que muchas personas carecen hoy en día, independientemente del puesto que ocupen.

¿Vale todo para conseguir los que os proponéis? Yo lo tengo muy claro; mi respuesta es un rotundo no y ahora paso a explicar mis razones.

En esta vida, debemos tener unos principios y valores que se reflejen en todo lo que hacemos y contra los que no se puede ir porque supondría traicionar a la buena persona y al buen profesional que todos llevamos dentro. Está claro que en la sociedad actual debemos ser competitivos para llegar a la meta, siempre y cuando, para conseguirlo, no tengamos que usar tácticas y herramientas poco limpias. Cada uno tiene que llegar a donde le corresponde por su valía, competencias, esfuerzo y trayectoria.

El problema principal suele venir de las cúpulas directivas de las organizaciones, que lanzan mensajes en sus discursos muy rimbombantes del tipo “En esta compañía, lo que priman son las personas y su talento”, “El café para todos ya no vale”, “El compromiso y la productividad de cada uno es lo que prima en esta empresa”, “Todas las personas tienen el mismo trato independientemente del puesto que ocupen”, etc. Después,  en muchas ocasiones, esto no se corresponde con las acciones que acometen. No basta con lanzar mensajes bonitos sino que uno debe creérselos y ponerlos en marcha, siendo el abanderado que da ejemplo. No se puede pedir flexibilidad a los trabajadores cuando la empresa es totalmente inflexible con las necesidades de sus trabajadores. Debe de existir un equilibrio en el que ambas partes se adapten y ayuden cuando sea preciso.

Cuando más arriba se está en el escalafón, menos se pone uno en el lugar de los demás y se piensa que siempre se tiene la razón por ser quien es. Que un subordinado osa llevaros la contraria, propone alternativas donde vosotros no las veis, en vez de tener visión global y abierta, os comportáis de una forma propia de las monarquías absolutistas de antaño y gritáis la frase interna de “Que le corten la cabeza”; teniéndolo fuera de la empresa os creéis que todo solucionado. Luego veis que pasan las semanas y meses sin que nada mejore, por supuesto, la culpa la siguen teniendo los demás. Sin daros cuenta que quizás el problema está en vosotros mismos.

No debéis olvidar que cada uno queda por lo que hace y no por lo que dice para dar una imagen idílica. Esa imagen puede mantenerse, pero son los resultados los que hablarán a medio plazo.

Todas las personas son importantes y debéis demostrarlo día a día para que los frutos se vean con el paso del tiempo.

Es cuestión de que uséis la ética y la coherencia profesional de cara a vuestras actuaciones. Por ejemplo, no podéis pretender que vuestras personas se involucren cuando hace cuatro días habéis despedido a compañeros suyos sin dar ninguna explicación o les habéis recortado determinados derechos sin contar con su opinión. También determinadas empresas se quejan de que sus trabajadores no aportan ideas, ni tienen iniciativa y quizás se olvidan el preguntarse ¿hemos llevado a cabo las acciones y pasos necesarios para ello? Porque esta claro que si vendéis esa idea con palabras y después en el momento que alguien toma la iniciativa y fracasa se le reprende de forma ejemplar para que el resto aprendan. Y claro con ese comportamiento de la alta dirección ¿Vosotros propondríais ideas y las pondríais en marcha?

Las cosas pasan por algo y, normalmente, tienen su lógica y debemos querer verlas para que se les pueda poner remedio. La flexibilidad tiene que partir, en primer lugar, de las organizaciones que las dirigen las personas.

Los principios y la ética de una compañía se comprueban en los momentos difíciles, cuando es necesario demostrar lo que realmente les importa. Algunas empresas se sorprenden que sus clientes no estén contentos y lo único que hacen es quejarse y no investigar qué se puede deber. Quizás deberían preguntarse ¿están contentos los trabajadores? ¿Nos preocupamos de escucharlos? Porque lo que está claro es que si vuestras plantillas no están contentas, no involucradas con su trabajo, es algo que se transmite a los demás, independientemente de que tengan culpa o no. Uno, por ejemplo, no atiende con la misma motivación el teléfono si está a gusto en su trabajo que si está quemado porque no se tienen en cuenta sus necesidades y sus expectativas.

No es ético el no ver más allá de los problemas de uno mismo y pasar olímpicamente de los demás. Uno tiene que ponerse en el lugar de la otra parte para intentar comprender su punto de vista. Y no podéis pretender tratar a los demás como no os gustaría que os tratasen a vosotros. El hacer lo correcto o lo incorrecto depende exclusivamente de uno mismo.

El que no tiene la conciencia tranquila es por algo y, al final, cada uno recoge lo que se merece. La ética supone pensar más en plural y menos en singular. Igualmente requiere tener como principales bastiones de rumbo la objetividad, la humildad, el sentido común y la sinceridad. De la misma forma, es preciso que pensemos más sobre nuestras acciones y que tengamos capacidad de autocrítica con respecto a nuestros comportamientos.

Y para finalizar, me gustaría plantear dos cuestiones ¿Qué es para ti la ética? Y ¿siempre has actuado con ética profesional?

Autor: Juan Martinez

El “ser” altruista

El filósofo francés Auguste Comte acuñó la palabra “altruisme” en 1851 y ésta fue adoptada luego por el castellano. Muchos consideran su sistema ético (en el que los únicos actos moralmente correctos son aquellos que intentan promover la felicidad de otros) algo extremo, lo que llevó al desarrollo de la acepción de que es aquella conducta que beneficia a otros, que es voluntaria y que su autor no anticipa beneficios externos.

Esta pequeña historia espero que os sirva de reflexion:

Una noche, a las 11:30 p.m., una mujer afroamericana, de edad avanzada estaba parada en el acotamiento de una autopista de Alabama, tratando de soportar una fuerte tormenta.

Su coche se había descompuesto y ella necesitaba desesperadamente que la llevaran. Toda mojada, ella decidió detener el próximo coche.

Un joven blanco se detuvo a ayudarla, a pesar de todos los conflictos que habían ocurrido durante los 60. El joven la llevó a un lugar seguro, la ayudó a obtener asistencia y la puso en un taxi. Ella parecía estar bastante apurada. Ella anotó la dirección del joven, le agradeció y se fue.

Siete días pasaron, cuando tocaron la puerta de su casa. Para su sorpresa, un televisor pantalla gigante a color le fue entregado por correo a su casa. Tenia una nota especial adjunta al paquete. Esta decía: “Muchísimas gracias por ayudarme en la autopista la otra noche. La lluvia anegó no sólo mi ropa sino mi espíritu.

Entonces apareció usted. Gracias a usted, pude llegar al lado de la cama de mi marido agonizante, justo antes de que muriera. Dios lo bendiga por ayudarme y por servir a otros desinteresadamente. Sinceramente: La Señora de Nat King Cole.”

No esperes nada a cambio y lo recibirás!!!!