Tres palabras que a todo empleado le gustaría oir

 

Los dos últimos meses he realizado algún post sobre lo que hacen los malos jefes y lo que hacen los malos trabajadores, así como cuales son las frases favoritas de los primeros, pero hoy, debe de ser porque es primeros de año, voy a enfocar este tema desde un punto de vista más positivo.

Y es que para motivar a un empleado, muchas veces no hay que recurrir a los premios con dinero, ya que como también he comentado alguna vez aquí, hay más formas ‘económicamente hablando’ de motivar a un empleado y, sin duda, una se recoge en las tres palabras que a todo empleado le gusta oir de la boca de su jefe: “¿Me puedes ayudar?

Si cuando somos pequeños y un adulto nos pide ayuda acudimos con el pecho hinchado ya que es algo que nos enorgullece, no creáis que difiere mucho el sentimiento que experimentamos cuando el que pronuncia estas palabras es un jefe o superior nuestro y más cuando lo consideramos como un buen jefe.

Son tres palabras simples y usarlas de manera correcta y con la intención correcta, pueden hacer un gran impacto en en el grupo o en la organización, pero además en la vida de las demás, que consigan la mayor de las motivaciones que jamás pensamos conseguir en un subordinado.

Y es que cuando cualquier de nosotros pedimos ayuda sabemos que a quien se lo pedimos le reforzamos su imagen, esto implica que cuando un superior nos la pide, nosotros somos los que experimentamos ese crecimiento personal y profesional.

Lo más importante en sí no son estas tres palabras, sino el contexto en el que sean dichas y la intención con la cual fueron pronunciadas. Y estas tres palabras dichas por un jefe a un subordinado no suponen ni mucho menos el menoscabo de su autoridad, ni el perder respeto ante los demás, ni tan siquiera el ser el comentario dentro de la organización. Justamente pueden conseguir el efecto contrario.

Lo que ocurre en los malos jefes es que estas tres palabras en forma de pregunta las suelen convertir en una orden de otras tres palabras: “Haz esto ya”, donde claramente dejan entrever que el que lo pide no lo sabe hacer y está buscando quien se lo haga. Esto si que deriva en un menoscabo de las capacidades y habilidades de un jefe. Pero aún así es una de las frases favoritas de los ‘jefes’ de nuestras organizaciones.

Cuando necesites ayuda de algún subordinado, no importa el tipo de ayuda que necesites o la persona a la que se la solicites, basta con decir con sinceridad y humildad: “¿Me Puedes ayudar?

Te garantizo que la otra persona va a decir: “Claro,” o, “Lo puedo intentarlo”, o, “¿Qué necesitas?” Nadie nunca va a decir “no”, incluso un desconocido. “¿Me puedes ayudar?” habla con fuerza a nuestro deseo instintivo de ayudar a otras personas y a eso es lo que debe de apelar un buen jefe, a conseguir que cualquiera de los miembros de su equipo esté dispuesto en todo momento a ayudar cualquiera de su organización y, por lo tanto, a esta en si misma.

Esta frase realmente permite transmitir respeto. Sin decirlo, que ha dicho: “¿Sabes más que yo.” Usted ha dicho: “Puedes hacer lo que yo no puedo.”Has dicho: “Usted tiene experiencia (o talento o algo así ) que yo no tengo”. Habrás dicho: “Yo te respeto.” Ese nivel de respeto es increíblemente potente y una de las mayores formas de motivar al miembro de tu equipo, ya que no solo muestras respeto hacia la otra parte, sino que además le trasmites confianza: admites cierta debilidad y muestras implícitamente que confías en que la otra persona con ese conocimiento que tiene te pueda ayudar.

Para completar este proceso, lo que debes de estar es dispuesto a escuchar lo que la otra parte tiene que aportarte como ayuda. No dejar que esas tres palabras sean solo para quedar bien.

Después ya solo quedan dos palabras también altamente motivadoras que el jefe debería de decir para aumentar el valor de la ayuda recibida: “Muchas gracias”.

2 comments

  1. 3 palabras que todo empleado les encantan escuchar | Tu Empleo RD dice:

    […] estas palabras es un jefe o superior nuestro y más cuando lo consideramos como un buen jefe. Siga Leyendo Compartelo con tus amigosTwitterGoogle +1FacebookLinkedInCorreo electrónico Esta entrada fue […]

  2. […] Los dos últimos meses he realizado algún post sobre lo que hacen los malos jefes y lo que hacen los malos trabajadores, así como cuales son las frases favoritas de los primeros, pero hoy, debe de ser porque es primeros de año, voy a enfocar este…  […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *