In Memoriam

 16 visualizaciones totales

líderes, directivos, Pilar Jericó, gestión del talento, departamentos de RRHH
Hoy voy a hacer una entrada más personal de lo normal porque se cumple un aniversario de un hecho que, a parte de ser personalmente triste, demuestra a las claras muchas cosas del mundo laboral actual.

Lo voy a contar como una historia porque así evitaré entrar en valoraciones personales.

Hace unos años, cuando yo estaba en el mundo financiero, coincidí visitando a un cliente con un amigo de la infancia, que daba la casualidad que llevaba unos años trabajando en otra entidad financiera y era director. Coinicidiomos en un cliente común.

Como ocurre en estas ocasiones, nos acordamos de tiempos de la infancia y quedamos un día para tomar algo. Y así fue.

Al cabo de unos meses yo decidí abandonar el mundo financiero y volvimos a perder el contacto unos meses.

Un año despues de nuestro reencuentro me comentaron que ya no estaba en esa sucursal de director, que lo habían trasladado a una sucursal en la «Costa da morte», a unos 90 kilómetros de su domicilio cuando tenía además pensado casarse. Y me resultó algo extraño. A la semana del traslado tuvo un accidente de coche y tras un período de baj por el mismo, pidió baja por ansiedad. Eso ya no me sonó bien.