El gran error de la formación para desempleados

Vuelvo a un tema que hace hervir la sangre cada vez que lo toco, porque una mala formación a desempleados es una pérdida de tiempo y de recursos económicos que nunca volverán y en esta vida si hay algo que no se puede perder es el tiempo.

Desde sus inicios, se ha visto que la intención de los cursos para desempleados era la de conseguir la ‘recolocación’ o ‘reinserción’ al mercado laboral del desempleado. Ambas cosas no significan lo mismo pero persiguen el mismo fin, que es el de que el desempelado deje de estarlo.

Hoy no toca el hablar de como las entidades que hacen estos cursos pegan desfalcos a base de timar al personal, porque de eso ya he hablado largo y tendido, sino que toca hablar del error conceptual que hay en esta formación para desempleados.

En este país, recolocar a determinados desempleados, lo que implicaría que volviesen al mismo sector del que salieron es cosa imposible o muy difícil, lease la construcción.

Es entonces cuando entran a jugar el papel los cursos de reinserción, o sea que el parado vuelva al mercado laboral en un sector ajeno del que procede. O sea un curso de nóminas para que un albañil entre en una oficina o uno de carnicero para que un encofrador entre a trabajar en una carnicería (como el caso de un amigo mio).

¿Alguien se cree que en estos momentos no hay gente desempleada con experiencia en carnicería que seguro que tomaría la delantera en una selección de carnicero ante alguien que haga uno de estos curso de reinserción?

Tenemos la puñetera manía en este país de querer reconducir a la fuerza a la gente en vez de intentar enseñarla a potenciar sus habilidades.

Es aquí donde radica el gran error de la formación para los desempleados. No se puede recolocar a la fuerza a alguien en una nueva profesión con un curso de 40 o de 60 horas, frente a alguien con dilatada experiencia. Es decir, siempre primará la recolocación frente a la reinserción.

La formación para los desempleados debe de serles realmente útil y no es así, la única utilidad la sacan los que cobran las subvenciones por darlas.

Los cursos para desempleados deberían de ser para que aprendiesen a hacer un curriculum como Dios manda, a saber realizar una entrevista de trabajo, a saber adecuarse en vestimentas para presentarse ante un reclutador, a usar las herramientas 2.0 puestas a su alcance para encontrar empleo,… Pero noooo!! Mejor perseverar en el sistema corrupto de la formación subvencionada ordeñando la teta de la vaca hasta que se muera.

Estamos despilfarrando dinero en dar un pescado a alguien del que comen el que lo recibe (más bien poco) y el que lo da (más bien mucho), en vez de enseñar a pescar a alguien.

Somos incorregibles. Llevamos 15 años con un sistema de formación para desempleados vergonzoso, corrupto y despilfarrador y no hacemos nada por cambiarlo, con lo cual solo deduzco una cosa: quien dirige el sistema está a gusto como está la cosa, por lo tanto lo justo sería que dijese la verdad y porque permite esto.

20 comments

  1. Rafa dice:

    Absolutamente de acuerdo contigo, es otra actitud chapucera de la administración que nos lleva a la situación que actualmente tenemos, y de la que, desgraciadamente, tanto nos va a costar salir (si es que salimos):

  2. Buenas Rafa.

    Es triste pero cierto, el despilfarro de dinero es clamoroso y a ‘ojos vista’, ¿por qué no se hace nada? Calramente porque a los que lo tienen organizado no les interesa cambiarlo 🙁

    Espero que no llegue el día en que lloremos por el dinero despilfarrado y el tiempo perdido, aunque al paso que vamos me temo que si llegará ese día.

    Un abrazo 🙂

  3. Teclaiguix dice:

    De acuerdo, en general (las mafias” cursillistas son un horror por mil motivos). Pero en épocas en las que hay que “reinventarse”, muchas personas tienen estos cursos como única opción para empezar. Eso sí, estoy de acuerdo en qué primero habría que valorar las habilidades, aptitudes… de cada persona sin trabajo. Tal vez los “cursilleros” (los que los venden) podrían reorientarse por aquí…

    • Buenas Teclaiguix.

      Tienes toda la razón en un sentido: por qué si tu, yo y cualquiera ve esto nadie hace nada para cambiarlo? Probeblemente porque se vivie mucho mejor asi. Yo imparti dos años formación para desempelados y me saltan las lágrimas del dinero tirado por el retrete, lo siento decir asi de crudo, pero es la verdad.

      Lo más doloroso es que suele pasar que estos cursos suelen ser para desempleados con prestación, con lo cual se les pone entre la espada y la pared, o vas a hacerlo o no cobras. Conozco muchos casos de gente desempleada sin prestación que llevan años y años sin que los llamen para un curso.

      Y para darte la razón en otro punto, conviene distinguir los ‘cursilleros’ de los talleres de empleo, en los cuales si que se intenta reconducir hacia otro oficio a perfiles de dificil recolocación porque su sector (lease la construcción) estámuy fastidiado.

      Lo que a todas luces está claro, es que algo tiene que cambiar, o algo o mucho, pero que así no es la solución adecuada, y dilapidar dinero para 4 consultoras afines a partidos políticos me parece denigrante 🙁

      Un saludo

  4. Helena dice:

    Buenos días:
    Jose Luis, por la parte profesional que me corresponde, estoy de acuerdo contigo en algunas cosas. Por ejemplo, las convocatorias que desde las oficinas de empleo se hacen sin criterio alguno para cubrir los cursos.
    Trabajo como orientadora laboral y he podido comprobar (afortunadamente) como en muchas ocasiones (cuando los plazos y la formación de cada usuario lo permite) estos cursos surten sus efectos y al menos combaten la desesperanza y desmotivación que tienen muchos trabajadores en situación de desempleo por no encontrar trabajo.
    En cuanto a los conocimientos que han de recibir, no puedo estar más de acuerdo contigo.. Lo que no sabe mucha gente es que el “absentismo” en este tipo de acciones es elevadísimo a pesar de la adaptación a las nuevas técnicas y circunstancias de búsqueda.

    Efectivamente hay que cambiar, pero salvo que se haga una reestructuración exhaustiva de los servicios públicos de empleo, lo único que conseguiremos será poner parches y seguir alargando la situación.
    Un saludo
    Helena

    • Buenos días amiga Helena.

      Gran verdad dices. Todas las medidas que se pongan si no son drásticas sólo redundarán en más parches y en más pérdidas de dinero y de tiempo, y eso es algo que a estas alturas no nos lo podemos permitir.

      Yo he dado formación para desempelados durante casi dos años y lo que comentas del absentismo es verdad pero con el agravante de que es favorecido y potenciado por las consultoras que imparten esta docen cia y subcontratan a los docentes. Y me refiero al hecho de que en un curso de 15 alumnos, solo asistían 3, pero la consultora ponía que asistían 15 para poder cobrar la subvención. Si a eso se le añade que la pesona resonsable de la inspección de la CCAA donde se celebraba ese curso vio lo que ocurría y miró para otra parte, puedes imaginar donde radica el problema.

      Somos un pais de ‘dejados’ unos por vaguedad y otros por negligencia o pasotismo y así nos va. Con lo cual, mucho me temo que deberemos de verle las orejas la lobo para que las ‘formación para seguir desempleado’ valga la pena y se llame ‘formación para la búsqueda de empleo’.

      Y ese es uno de los muchos ejemplos que te podría contar, pero seguro que te aburriria porque los conoces 🙂

      Un abrazo y gracias por participar.

  5. Inmaculada González Oval dice:

    Por supuesto que estoy deacuerdo contigo, son verdades como puños y otra cosa mientras estás en estos cursos te sacan de las listas del paro, por que te estan impartiendo cursos con lo cual se disfrazan las cifras de desempleados y si tienes opción a un puesto de trabajo, no apareces entre los candidatos, que te parece?????

    • Buenas Inmaculada.

      Cierto ese detalle que indicas al cual ya ni me refería porque eso es bergonzoso: primero amenazan con ‘o vas o no cobras lo que por derecho es tuyo’. Y aun encima maquillan cifras.

      Lo que está claro es que les sigue interesando estar asi, porque los amigos salen beneficiados. LÑos desempleados no les importan nada de nada 🙁

      Un abrazo

  6. al dice:

    Una verdad como un templo, y sé muy bien de que me hablo, pues trabajo en un consultora de formación subvencionada

  7. Hernán dice:

    Los cursos para desempleados son mejorables, sin duda, pero tampoco se puede generalizar.
    Es muy importante elegir un curso acorde con el perfil y potencial de la persona desempleada, así como en qué centro (los hay mejores y peores), y qué profesores los imparten.
    Es verdad que suelen tener demasiadas horas que tienden a aburrir y que no se aprovecha el tiempo. Hay centros que no son exigentes con el profesorado. Hay contenidos que no se actualizan. Centros que no hacen una criba adecuada y escogen a alumnos sin un perfil apropiado.
    Sin duda, hay corrupción: subvenciones que van y vienen.
    Pero también hay cursos que pueden ser muy provechosos, en buenos centros, con buenos profesores y buenos resultados para el futuro laboral.

    • Buenas Hernán.

      Me consta que he visto algun a vez cursos para desempelados muy buenos y con altos requisitos de entrada y cola de espera, pero por desgracia son mínimos con respetco al resto, con lo cual si que creo que podemos generalizar. la excepción, lógicamente justifica la regla, pero a mi modo de ver, más del 90% de al formación para desempleados aparte de inutil, es para enriquecer a cuatro amiguetes del sistema 🙁

      Un saludo

  8. Buenas amigo:

    Creo que ya hemos comentado esto en más de una ocasión y no tengo más que darte la razón. Formación inútil y en la mayoría de los casos obsoleta. A mi me recuerdan mucho esto a lo de los fascículos que aparecen en septiembre o en enero de todos los años. La misma historia con distinto “regalo” (subvención).
    Un abrazo

  9. Buenas amigo Fernando.

    Con toda la razón lo de obsoleta, porque tirarse 40 horas explicando una excel y un word en los tiempos que corren a los desempleados, sencillamente es para llorar 🙁

    Un abrazo amigo 🙂

  10. Maria dice:

    Podría estar de acuerdo si hablaramos de hace algunos años, pero actualmente la mayoría de cursos que se conceden (almenos es la previsión de este año) lleven asociado un certificado de profesionalidad, lo que lleva directamente a formarse y a realizar prácticas en una profesión concreta. Si bien es verdad que muchas de las cosas que comentáis son ciertas (corrupción, centros poco cualificados…) también debemos pensar que las cosas van a mejorar. Debemos ser positivos/as y pensar que habrá cambios para mejorar!

    • Cierto que se ha incluido en la formación enfocada hacia un oficio o profesión el tema del certificado profesional, y lo digo porque en las Navidades pasadas imparti ese móduo yo en ese curso y sencillamente, me siguió pareciendo algo innecesario y hecho ad hoc para darle valor a una formación inutil :-(. Cierto es que no se debe de generalizar, pero por desgracia al abundar tanto lo malo sobre lo bueno, la tendencia es a generalizar 🙁

      Un saludo

  11. Andreu Sánchez dice:

    Has dado en el clavo, Jose Luís. La formación cotinua y a desempleados tal como funciona hoy es un negocio para algunos y un mal negocio para el estado, que somos todos. Llevo dos años intentando encontrar una formación en diseño y gestión de bases de datos en la red. No hay manera.

  12. Buenas Andreu.

    Si es que lo peor es que después quieren los que mandan que nos formemeos, pero eso si, en lo que lleos quieren 🙁

    Muy triste el tiempo y dinero perdido en este país desde hace años 🙁

    Un abrazo

  13. David Garcia dice:

    Hola Chicos…. Afortunadamente no me siento nada identificado con lo que se dice… trabajo como formador ocupacional de dos cursos… uno el de cuidado para gente dependiente… y otro el de Nutrición.

    Me solían asistir todos los alumnos y el curso era de 700 horas. Me orgullece ver como muchos de mis alumnos después de realizar las practicas en residencias se quedaban en ellas contratados… otros lograban cuidar a gente en su domicilio, como gente mayor o con discapacidades. Otros abrieron restaurantes o pudieron acceder a ser dependientes o asesores nutricionales en cadenas y franquicias… No digo que lo que digas sea falso… pero tengo suerte de no haberlo visto… tengo suerte de que trabajo en un centro donde si un alumno NO SIRVE y suspende un examen no se le da el titulo. Que el nivel es que se les exige a nuestros alumnos es alto y el que nos exigimos a los profesores lo es mas… no olvido que ellos me pagan el sueldo.

    Lo único que me duele es que se toree a la gente… llevamos 8 meses sin formación …

    Otra cosa quiero comentar… este año tuvimos que instalar una cocina en la academia porque sino no podíamos acceder a los cursos de nutrición, y ampliar los m2 de las aulas… la inversión fue enorme por parte de la academia…

    Solo quería decir que me siento afortunado de trabajar en “la excepcion que confirma la regla”

    • Buenas amigo David.

      No veas lo que me alegra el ver que hay algún centro honesto y, sobre todo, que a algún desempleado le ha valido la pena para poder trabajar, que a fin de cuentas eso si que es importante y más en estos tristes tiempos 🙁

      Te aseguro que puedes estar contento con ese centro y puedes presumir, te lo aseguro porque por desgracia no abundadn 🙂

      Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *