¿Sabes cual es tu marca personal?

Y lo que es aún más importante, ¿sabes si tu marca personal está demandada por el mercado?

Cada día hay más movimiento en pro de los emprendedores dado que el mercado laboral se está poniendo muy complicado. Y es en este entorno de la emprendeduría donde cobra mucho valor el tema de la marca personal. Pero últimamente también ha ido cogiendo esta idea importancia en el trabajo por cuenta ajena.

Y es que según un dato reciente, más de 450.000 personas ya no buscan trabajo porque dicen que no lo van a encontrar. Como deciamos mi amigo Oliver (blog Formación y Talento) y yo el otro día en una conversación en Twitter, ‘vamos a dejar de buscar trabajo, que el trabajo nos busque a nosotros’.

Esa es una opción, pero ¿que busca el trabajo? ¿a mí o mi ‘marca personal’ (o sea a mi imagen como trabajador)?

Dudo mucho que se busquen a las personas en estos tiempos donde la mano de obra desempleada abunda. Lo más habitual es que se demande a profesionales con ‘dilatada experiencia’, ‘reconocido prestigio’, ‘buen saber hacer en su actividad’, ‘con nombre’, …, en definitiva que posean una marca personal reconocida.

Es el momento de hacernos tres preguntas:

  • ¿Yo tengo marca personal?
  • ¿Conozco cual es?
  • ¿Está mi marca siendo demandada por el mercado laboral?

Según respondas a estas interrogantes, tu búsqueda de empleo deberá tomar una dirección u otra.

  • Todos tenemos nuestra marca personal. Lo importante es saber cuál es.

Quien demanda su primer empleo difícil tiene lo de hacer ver su marca personal. Hará su punto fuerte en la formación recibida y más en habilidades de conducta como forma de llamar la atención a los reclutadores, que con habilidades adquiridas en la experiencia laboral que no posee.

Un desempleado con experiencia buscará que su marca personal gire en torno a ésta. Logros conseguidos en su trabajo, referencias positivas,…, todo aquello que pueda contribuir a ‘hacer visible’ su forma de trabajar y que pueda ser interesante para el reclutador.

  • Cada cual debe de saber explotar sus puntos fuertes y saber defenderse de los débiles para buscar empleo.

¿En qué eres bueno o mejor dicho, en que dicen o conocen los demás que eres bueno? Tenemos todos marca propia pero ¿la conocen los demás?

Un grave error es no saber cual es en realidad nuestra marca. Sabemos que la tenemos, pero puede que nuestra percepción de ella no sea la misma que el entorno percibe.

Lo importante es saber siempre que percibe nuestro entorno porque es el que va a dirigir nuestra búsqueda o, como decíamos más arriba, es el que nos va a buscar a nosotros. Si no sabemos que marca personal tenemos en realidad ¿cómo nos vamos a promocionar para que el mercado laboral nos busque y encuentre?

  • Sabenos que marca somos pero, ¿la está demandando el mercado?

Todos tenemos nuestra marca y muchos saben identificarla a la perfección, con lo cual sólo nos queda un pregunta, ¿sabemos realmente si nuestra marca gusta al mercado o puede ser demandada?

En la práctica ¿que más da tener una marca reconocida si no se demanda? Hay incluso casos, pero son lo menos, que una marca personal crea su propia demanda en el mercado laboral, pero son el menor numero de casos. Por norma general el mercado busca a los mejores de cada marca (abogados, arquitectos, ingenieros,…). Su demanda dependerá de como se encuentre dicho mercado. ¿Qué ocurriría si tu marca no es demandada por el mercado? O sea, que por lo que posees reconocimiento ha dejado de ser demandado.

Dos soluciones, o hacerte más competitivo ante una demanda más reducida de tu marca, o bien, intentar cambiar de marca. Lo segundo no es fácil y mucho menos rápido. Por norma gneral se debe de ir hacia lo primero, es decir, redefnir tu mercado potencial y fortalecer aún más tu marca personal.

 

Conclusión, a modo de reflexión en voz alta:

Todos tenemos nuestra propia marca y nuestro éxito profesional empezará en saber cual es y como potenciarla. Una vez conocida y fortalecida, deberemos de saber adaptaros a las demandas del entorno y saber anticiparnos a los cambios que en el se produzcan si queremos seguir teniendo éxito con nuestra marca personal

23 comments

  1. Hola muy interesante lo que escribes y me pone a reflexionar, en cierto modo, lo que yo trato de promover es mi Marca Personal… y ahi la llevamos!!! saludos!!!!

  2. Jose María Raventós dice:

    Excelente post amigo José Luis. Estoy muy de acuerdo en que la marca personal es fudamental. Me gustó mucha el tweet: “vamos a dejar de buscar trabajo, que el trabajo nos busque a nosotros”.
    En términos de Lean a esto le llamamos “pull”, Si tienes una buena marca personal potente que diga de tí lo que sabes hacer tendrás posibilidades de que alguien “tire” (pull) de tu conocimiento / experiencia para que le soluciones una necesidad. Lo contrario es el “push”: ir vendiendo algo que seguramente no interesa a quien se lo intentas “colocar”.
    Enhorabuena por tu acertado post, muy necesario en momentos como los actuales.
    Un abrazo
    JM

    • Buenas amigo José María.

      Y sobre todo gracias por tu opinión que ciertamente es muy clarificadora y acertada, ya que has dado en el clavo: ¿Quien tinene más éxit, el que vende su marca y por lo tanto el mercado lo conoce y demanda o aquel que está intentanto colocar una ‘marca blanca’ en un mercado competitivo?

      La clave está como bien apuntas en ‘colocar’. Implica en un esfuerzo por vnederse uno mismo algo que puede que no se demande. La marca lo que hace es venderse sola y tirar de uno mismo.

      Lo cierto es que lo dificil es conseguir crear una marca, pero una vez conseguida, lo importante es no perderla. 🙂

      Un abrazo y gracias por la visita.

  3. Juan Martínez de Salinas dice:

    Hola José Luís,

    Interesantes reflexiones una vez más.

    Tenemos que conocernos a nosotros mismos y de la misma forma saber que percepción y que transmiten las personas de nuestro entorno profesional de nuestro perfil.

    Debemos tener visión global para saber flexibilizar nuestra marca y reorientarla en función de hacia donde se dirija el cambiante mercado de trabajo.

    Nosotros debemos ser los principales valedores de nuestra marca para saberla vender de forma adecuada para que nos encuentren y soliciten.

    Un abrazo,

    Juan

    • Buenas compañero.

      Todo pasa en suma por el autoconocimiento y no engañarnos a nosotros mismos. ‘Soy el mejor en tal o cual…’ ¿Seguro? ¿Lo crees tú o te lo han dicho? Conocerse como punto departida es fundamental y como humanos que somos, nos queremos engañar muchas veces y de ahi los fracaso en elas empremndedurias que acometemos.

      Si no nos cegásemos, muchas veces veríamos el entorno que nos grita a voces lo que debemos hacer, pero a veces, como los burros, nos tapan los ojos para seguir un camino ¿es ese el nuestro? esa es la pregunta.

      Un abrazo amigo 🙂

  4. Hola José Luis:

    Pues yo debo ser marca blanca porque denominación de origen me da que no. Aquí y siempre tengo mis dudas porque al final no sé muy bien cómo me perciben y si lo que transmito lo hago adecuadamente o no. Sé que es muy importante la marca personal, pero reconozco, y puede ser vaguería, miedo, o que me da la mismo, la razón de no desarrollarla adecuadamente. No sé, José Luis, es otra contradicción más que se suele dar en mi y en muchas personas.
    Buen post
    Un abrazo

  5. Buenas amigo Fernando.

    Gracias por tus palabras amigo.

    Lo que comentas ya lo mencione en un post hace tiempo, y es la dificultad que a veces ocurre de identificar la marca de cada uno, o bien, que una vez identificada, nos damos cuenta de que o no se puede reforzar o es muy similar a la de tus competidores. En esa situación es cuando se puede competir con lo que tu denominas ‘marca blanca’.

    No se podrá exgir precio por el trabajo que se realiza, pero seguro que reduciendo el coste tendrás un mercado laboral potencial. Sólo hay que buscar ese mercado.

    También es verdad, que obliga a realizar mayores esfuerzos contra la competenecia y sobre todo mirar que la marca no quede infravalorada. Pero fijate en la marca blanca de Mercadona, …. mercado siempre hay, el caso es encontrarlo 🙂

    Un saludo 🙂

  6. Alberto Barbero dice:

    Con esto del “yo digital”, es como si a todos nos hubiera salido un gemelo y como si éste fuera también de nuestra responsabilidad. Si no le damos de comer, si no lo le cuidamos su presencia y si no lo hacemos crecer, es como si todo lo que le pasara nos afectara a nosotros.

    Para mí lo más delicado es que actualmente solo se preocupan por su marca personal los que no tienen trabajo y los emprendedores… ¿Con qué pie les va a coger ésto a los que actualmente tienen un trabajo y no miran más allá?

  7. Buenas Alberto.

    Haces referencia a un punto que comente yo, pero que lo deje sin ampliar en el post: ‘que ultimamente tambien se estaba dado la preocupacion de marca en trabajadores por cuenta ajena’.

    Yo creo que es más dificil que estos la consigan por el hecho de que están más encorsetados a las estructuras organizacionales a las que pertenencen. Lo triste es que de perder el trabajo se verán forzados a toda rapidez a adaptarse a algo que no slae de la noche a la mañana, como es la creacion de nuestra marca propia.

    Todos deberían ir haciendo su propia marca poco a poco,… ‘por lo que pueda pasar’ 🙂

    Un abrazo

  8. begoña dice:

    Buenas tardes, Jose Luis.

    Soy de la opinión que todos tenemos una marca personal e intransferible, al magen de que seamos en mayor o en menor grado conscientes de ello, y especialmente de lo que el entorno percibe de nosotros, y estoy con Fernando en que no sé hasta qué punto nuestra marca es percibida por los demás y en qué gradación, digamos, qué etiqueta nos han puesto. Es decir, si la imagen que nosotros pensamos que damos, es la imagen que el entorno percibe de nosotros; más complicado aún es si la misma se corresponde con nuestro auténtico potencial.

    Mi opinión es que toda marca se comprueba con el tiempo y en la práctica real; por lo tanto, y considerando todos los factores que sí dependen de nosotros, la actitud o diferenciación interna podrían marcar la diferencia. La actitud determina la evolución continua de tu propia marca, bien sea su consolidación, auge o deterioro. Y cada vez nos preocupamos más no sólo emprendedores, sino también los que aún estamos en activo, discrepando un poco con Alberto, aunque bien es verdad que no todos del mismo modo:-).

    UIn abrazo.

  9. Buenas Begoña.

    Yo si que pienso que todos tenemos marca. Nuestro deber es saber cual es y como la ve el mercado y , sobre todo, si este la demanda.

    La supervivencia en el mercado laboral pasa por la aceptación de nuestar marca personal por el entorno. De poco vale tener una excelente marca si no es demenadad y no saber cual es ni saber explotarla, aunque el mercado si la demandase.

    No hay términos medos. Todos debemos de conocer nuestra marca si queremos aprovecharnos de ella.

    Un beso amiga

  10. Jesús Mª Pérez dice:

    Buenas noches José Luis!!

    Y es que al final, ésto que comentas de la “marca” no es más que saber que quiere uno en la vida y saber explotarlo. Lo comentaba en un post que escribí hace ya algunas semanas. Buscar trabajo de lo mío (vender mi “marca”)… pero, ¿qué es lo mío?

    La sociedad que está en paro necesita tomarse un respiro, dar un frenazo en seco y preguntarse algo acerca de sí misma. ¿Qué quiero? ¿A donde quiero llegar? ¿Cómo y cúando? Así creo que podrán crear su verdadera “marca”.

    Un saludo compañero!

  11. Buenas amigo.

    Sólo una reflexión al respecto de la frase que has dicho y que me encanta ‘de lo mio’. En los tiempos que corren poca es la gente que busca ‘de lo suyo’ porque la situación no lo permite. Y es cuando las marcas se deterioran y pasan a menospreciarse, cuando sería en realidad el momento para hacer valer más la marca que nunca, diferenciarse del resto. Es una ncongruencia, pero ante estas situaciones dificiles, es cuando nos empequeñecemos.

    Un saludo amigo

  12. Jesús Mª Pérez dice:

    Re-buenas José Luis!

    Cierto, no están los tiempos para trabajar de “lo mío”… o sí, depende de que sea “lo tuyo”. Pero el caso es que día a día en el trabajo observo que la gente no tiene claro, en el fondo, qué es lo suyo. Por haber estudiado Derecho, no tiene porqué ser “lo suyo” ser Abogado o Juez.

    Parece una incogruencia, pero es la realidad. Son tantos los factores sociales que en nuestra infancia – juventud pueden influir, que la formación, en algunas ocasiones, no se corresponde con la vocación. Y es ahí cuando aparecen los conflictos internos que se traducen en los “trabajadores me aburro por todo”.

    Un saludo!

  13. Buenas de nuevo amigo Jesús.

    Tocas un tema que daría para mucvho que seria el de la vocación vs formacion.

    El problema es cuando la vocación es tardia y por mucho que recicles la formación ya no estas en el mercado, con lo cual lo unico que generas es animadversion a lo que haces.

    Ese es el principio de la desmotivacion laboral, el no estar a gusto con lo que se hace.

    Un abrazo

  14. Jesús Mª Pérez dice:

    Entonces, toca conformarse con lo que tengas aunque lo odies?

    Es un tema muy interesante a tratar, José Luís.

    Desde luego, en esta vida profesional, todo depende… (economía, responsabilidades, etc).

    Pero yo siempre lo intento mirar con la lupa de la vida. Si nuestra existencia es relativamente corta, ¿de verdad hay que engañarse a sí mismo y seguir mecanografiando si lo odias? Siempre queda irse al monte con las vacas y el pasto, a lo mejor no es tu vocación pero te gusta más… 😉

    Un saludo amigo!

  15. Buenas.

    ¿Conformismo? nunca. El problema está cuando ocurre lo que dicen los mayores ‘se pasó el arroz’. Las cosas deben de ir en su justa medida, y en nuestra mano está el intentar cambiarlas. Lo que es de recibo es aceptar que en ocasiones no se puede hacer nada.

    Lo que si nadie nos debería de quitar es la ilusión por cambiar eso está claro. Sin ilusión si que no nos queda nada de nada 🙂

    Un saludo

  16. Jesús Mª Pérez dice:

    Que cierto es, José Luis.

    La ilusión es la llama de nuestra existencia. Debemos cuidarla.

    Lo que está claro es que la vida pone a cada uno en su sitio; es decir, donde él ha querido. Porque, por más excusas que pongamos, la vida es nuestra y sólo hay 1.

    ¿Dónde y cómo vivirla?

    Un abrazo!

  17. Cierto, la vida solo hay una y pasa demasiado rápido para lamentaciones.

    Mejor siempre coger al toro por los cuernos e intentar que nosotros seamos los que motivemos los cambios y no el que estemos a su merced. 🙂

    Un abrazo amigo

  18. Christopher Wright dice:

    Cierto, leí hace poco un articulo interesante en inglés que se llama “The Expert Model” que se trata de un método para PYMEs y Consultores que también se puede aplicar a profesionales / particulares para comunicar su marca personal.

    En un mundo saturado por información el experto destaca por su conocimiento que dar (blog, artículos, videos, charlas, etcétera). Suena demasiado americano pero que la gente que se mueve bien en cualquier entorno aplica estas reglas sencillas para comunicar su marca personal con coherencia. Te mandaré el artículo por email porque es de un libro y no se encuentra por Internet.

    Un abrazo
    Christopher

  19. Gracias amgigo Christopher por el comentario y por el articulo que me has enviado por mail

    Por la noche le echaré un vistazo. 🙂

    Lo que si es cierto es que en este mundo más competitivo hay que distinguirse por algo y eso debe de ser nuestra marca. Analicemos cual es y si es o no ‘comercializable’, pero sin engañarnos, porque sería un tiempo perdido muy valioso.

    Cada dia más es importantisimo que nos conozcan.

    Eso es un hecho

  20. […] a la búsqueda de empleo. También no hace mucho comentaba el tema de saber cual era nuestra marca personal. Una unión de ambos temas es en definitiva el saber como conseguir que tu marca 2.0 resulte […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *