Los directores de RRHH cada vez más ‘humanos’

Y no es porque se estén ‘humanizando’ o que tengan mayores niveles de empatía con sus empleados. Sencillamente porque se han subido al carro de ‘Pareto’ según un estudio publicado ayer mismo por Viadeo en el que se indica que el 80% de los directores de RRHH recurren a sus contactos para reclutar a nuevos candidatos, ojo, contactos que puede logicamente ser de las redes sociales de las que formen parte.

Esto viene a confirmar lo que hemos dicho aquí tantas veces, que es mejor ‘cultivar amigos’ que ‘cultivar la mente’ (o sea formarse).

No hace mucho salía otro estudio en el que se afirmaba que el 80% de las ofertas de empleo no salían al mercado laboral, con lo cual ya podemos decir que Pareto se haya presente en todos los lados y que este nuevo estudio de Viadeo viene a confirar lo que sospechábamos: ‘quien tiene padrino se bautiza y el que no…, se pega con la pila’.

Pero además en este estudio, realizado con 55 directores de RRHH, obtenemos los siguientes puntos interesantes que debemos de analizar:

  • Un 45% utiliza las redes sociales para averiguar los contactos profesionales de sus empleados o candidatos a un puesto de trabajo.
  • En cuanto a temas de formación, un 80% señala que los candidatos con un máster o posgrado cuentan con ventaja a la hora de conseguir un puesto.
  • Casi la mitad confiesa que la presentación de un CV sorprendente o llamativo le ha convencido para convocar a un candidato.

Con lo cual, para aquellos que optan al 20% de los restantes puestos de trabajo vemos que hay una tendencia al alza de los reclutadores en el uso, por lo menos informativo, de las redes sociales como fuentes de candidatos, a la vez que la especialización por un lado (máster) o la originalidad como sinónimo de creatividad a la hora de hacer un curriculum son puntos positivos para los reclutadores.

Y podemos por lo tanto recurrir otra vez al post que leimos hace unas semanas de Elaborando el curriculum perfecto moderno, en el que ya hacíamos constar de a necesidad de adaptar los antiguos curriculums a las nuevas tecnologías.

Cierto es que estos datos apuntados salvo en el tema del master en el que un 80% de los directores de RRHH lo valoran positivamente de forma mayoritaria, el resto es a ‘cara o cruz’, porque la mita de los reclutadores quieren curriculum modernos y bucean en las redes y la otra mitad no. Por consiguiente, cuando alguno quiera mandar un curriculum a una oferta de empleo o bien en candidatura abierta, lo mejor que debe de hacer es intentar conocer el perfil de la empresa al que lo va a dirigir para saber como lo debe de redactar.

Puede que hace menos de un año tan sólo un 25% de los directores de RRHH se metiesen en las redes sociales o quisieran algo novedoso en materia de curriculums, pero ahora parece algo en alza, con lo cual, teniendo en cuenta que 8 de cada 10 ofertas de empleo quedan entre amigos, entonces ¿por qué no utilizar las redes sociales como eso, como una forma de crear amigos?

Todo es cuestión de lógica: si del 80% de los trabajo que salen se quedan entre contactos y una parte de estos contactos se hacen en redes sociales en la actualidad ¿a qué esperas para socializarte? El no hacerte visible online solo hace que las posibilidades de consguir un contacto, o sea, un trabajo disminuyan.

 

 

     

    3 comments

    1. E. Pampliega dice:

      Mira que llevamos tiempo comentándolo por ahí y hoy puedes encontrar personas que buscan trabajo y te dicen que “eso de las redes sociales es para los que les sobra el tiempo” o “eso a mí no me gusta”. Cuando hace unos meses comenté lo mismo en la UCM y luego salió una nota de prensa, algún medio lo recogió con sorpresa y algunos comentarios en los medios online hablaban de “enchufismo”. Bueno, llámese como se quiera, pero es una realidad.

      Vivimos en un país extraño. Así nos luce el pelo. Totalmente de acuerdo contigo, es imprescindible activar tu círculo social y las redes sociales online son un aliado perfecto.

      Un abrazo,

    2. Buenas amigo Enrique. Es que es verdad, por más vueltas que le demos, o le llamemeos ‘enchufismo 2.0’ no dejua de ser lo mismo: quien teien padrino se bautiza.

      Ahora bien, si ya no se tiene bautizo en el 1.0 por lo menos sacarlo en el 2.0 🙂 🙂

      Aquí siempe primará el ‘colegueo’ frente a la valía de los candidatos, o por lo menos mayoritariamente. Luego pasa lo que pasa, que hay jefes que no saben hacer la O con un canuto porque entraron ‘a dedo’ y fueron progresando. ¿Y hablan de productividad? 🙂 🙂

      Un abrazo

    3. Jose Javier dice:

      El enchufe, recomendación, apadrinamiento y el mamoneo en las redes sociales es la expresión de la mezquindad, egoísmo y deshonestidad de la naturaleza de la inmensa mayoría de los seres humanos. Significa conseguir algo por vías deshonestas cuando en justicia no hubiera merecido la asignación.

      El enchufismo es el complot de la iniquidad. Los enchufados y enchufadores se llaman unos a otros, se pasan chivatazos, confidencias, rumores, en una suerte de morbosa creación de un status intraclan mediante el cual unos y otros se hacen fuertes frente al resto, unidos solamente por la deshonestidad compartida ya que un favor para ti hoy, es un crédito a mi favor para el futuro. El modus operandi es idéntico a quien copia en los exámenes o se levanta las faldas en el despacho del profesor, frente a aquel estudiante, solitario y abnegado que ha preparado con esfuerzo su examen. Tanto el que copia como la que se levanta las faldas, se abrirán paso en sociedad, conseguirán puestos de relieve, protagonizarán ascensos espectaculares, en tanto que el trabajador, honesto, solitario y desconectado es automáticamente eliminado de todo acceso al mercado.
      Cuando uno mira por ejemplo los curriculums de jóvenes mujeres que aparecen en los nuevos puestos directivos de grandes empresas, algo que suelen publicar secciones de EL PAIS, verá que se trata de mocosas de 27 años con una mierda de carrera de empresariales como todo mérito académico, pero que pasaron directamente y al día siguiente, de la universidad al despacho. Conozco a doctores en ingeniería de telecomunicaciones que a los 30 años todavía están mandando curriculums o trabajando en prácticas y conozco a doctores en biología molecular que a los 35 años están con becas, mientras que las mocosas de Serrano o la Castellana, se pasean por las moquetas de los pasillos de los edificios de cristal y acero en un aire de aburrida importancia, como mujer moderna, ejecutiva independiente, liberada de la opresión machista y genocida. Se pasan el día hablando por teléfono, (porque la programación o la ingeniería es algo demasiado difícil y un mundo donde el mamoneo no encuentra terreno fértil), pero en sociedad se mueven con su GTI y terraza de Martini como modelos de éxito social y laboral.

      La inteligencia mediocre de la masa social le hace a ésta contemplar con envidiosa admiración a aquellas personas que ostentan cargos importantes en empresas, cuando la mayoría de ellos son insignificantes egoístas, con malas digestiones, y varices en las piernas, que van a la Casa de Campo por la noche cuando creen que nadie les ve. Tienen en su móvil una lista de cientos de contactos con quienes cenan y acuerdan bien contratos, bien enchufes, y todo ello sobre la base de ese “yo tengo acceso a este porque le conozco personalmente, estuvimos comiendo juntos en el restaurante”.

      Desprecio a esas redes sociales tipo LinkedIn, Xing etc. Están integradas por gente que carece de un talento propio, gente que busca compensar su falta de capacidad, mediante la sonrisa y el mamoneo en los círculos sociales.
      De esta manera, incompetente tras incompetente hacen de las empresas organismos ineficientes, donde se pierden recursos financieros y tiempo por todos los lados.

      Y así se mueve occidente, década tras década, un sistema donde la deshonestidad, la mentira, y el egoísmo son las tres vías de circulación para llegar a cualquier parte.

      Se ha fijado usted que los curriculums de las muchachas jóvenes siempre tienen una foto puesta ? Para qué?

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *