Marca personal,…., ¿pero que marca?

marca-personal-online

Hoy vuelvo a un tema muy interesante a mi modo de ver y que no deja de estar en boca de mucha gente hoy en día. Es el tema de la marca personal.

Que ‘si deja que tu marca trabaje por tí’, que ‘con tu marca te diferenciarás y serás más visible’, ‘que si tu marca esto o aquello’, pero la verdad es que hay una serie de conflictos en este tema que me gustaría debatir con vosotros porque no los tengo nada claro.

Si eres un profesional de la contabilidad con años de experiencia en tu empresa con probado éxito y como hobby tenías el escribir artículos de economía que te han dado cierta notoriedad y, por desgracia estás en el paro ahora mismo, ¿qué marca tienes? ¿contable? ¿escritor? ¿ambas? ¿ninguna?

¿Qué es marca personal? Wikipedia: La marca personal (en inglés Personal Branding) es un concepto de desarrollo personal consistente en considerarse uno mismo como una marca, que al igual que las marcas comerciales, debe ser elaborada, transmitida y protegida, con ánimo de diferenciarse y conseguir mayor éxito en las relaciones sociales y profesionales. Surgió como una técnica para la búsqueda de trabajo.

De ambas actividades, ¿cuál es tu marca? ¿Marca contable? ¿Marca escritor? Y no me vale con que digáis que ambas, porque si váis a la definición anterior, lo fundamental es la diferenciación y haciendo un poco de todo, menos diferenciarnos haremos de todo.

Diferenciarse es crear marca personal, con lo que conlleva conseguir mejor presencia frente a tus competidores en tu segmento e, incluso, poder exigir más remuneración por lo que haces. Pero diferenciarse exige escoger, en el ejemplo, ir por una u otra dirección: contable o escritor. Repito que no me vale el decir que son actividades o marcas complementarias porque sería sinónimo de reconocer que tenemos más de una marca, lo cual conduce al lío mental en quien te conoce ya que no tiene claro donde ubicarte lo que conduce a confusión y a menor poder de marca personal.

tu-marca-personalEl problema radica en la ‘premura’ y necesidad que tenemos de crear nuestra marca con el objetivo de conseguir un empleo, algo tan de moda entre los tertulianos y conferenciantes del tema hoy en día.

Yo si tuviese el pan asegurado a final de mes, no tendría problemas en el ejemplo puesto: me decantaría por lo que más me gustase e intentaría crear una marca bien diferenciada que me permitiese destacar sobre mis competidores.

Pero, ¿qué ocurre si no tiene las habichuelas a fin de mes aseguradas? No nos engañemos, ‘que le den morcillas a la marca personal’ y contentos de tener cosillas de cualquier tipo que te permitan sobrevivir con lo poquito se tenga. Y es que no me váis a negar la de ‘marcas personales‘ que en estos tiempos llenan el cementerio.

El que diga que crear una marca personal es algo fácil, se equivoca, es mucho más fácil el agruparse en pequeñas marcas personales en función de nuestras actividades, una especie de ‘marca blanca’, pero claro, la primera te puede permitir el comer en un futuro y la segunda opción comer hoy. Lo malo está en que te puedes morir de hambre esperando llegar a vivir de tu única marca personal.

El que ya tiene un reconocimiento, difícilmente se lo va a dejar arrebatar por otro que quiere su posición, porque tiene claro que le ha costado el llegar a dónde está y no lo quiere perder. Luchas directas por el mismo reconocimiento. Las luchas no son buenas, pero también es verdad es que si no luchas nunca podrás decir que has salido victorioso.

Pero para mi, en estos tiempos complejos que tenemos, el conseguir labrarte una serie de marcas personales diferentes que, sin llegar a hacerte el profesional más visible en cada una de ellas, te permiten el sobrevivir económicamente en el día a día, también es una lucha, puede que si la ganas no tenga tanto prestigio, pero te dará de comer a final de mes.

Otro ejemplo que creo que es ilustrativo se me pasó por la cabeza el otro día cuando ví como una agente de la propiedad inmobiliaria ganaba la edición de Masterchef en los USA. ¿Se había equivocado de marca personal cuando escogió ser un API, trabajo que le permitió vivir sin problemas hasta final de mes durante 15 años? Muchos quisieran el trabajo de ella y su proyección. No obstante ahora su marca personal para a la cocina. ¿Son ambas opciones incompatibles? O sea, ¿se puede ser buen API y buen chef a la vez, marcas tan diferentes? Pues claro que sí, una persona no tiene porque tener una única marca personal. Lo que debe de tener es una serie de marcas personales compatibles, eso sí, intentar que una sea la dominante y que, llegado el caso, te permita vivir de ella. Pero lo que no es posible es desprenderse de unas pequeñas marcas personales apostando ciegamente por una y más en los tiempos que corren.

En fin, que el concepto de marca personal que nos han vendido hasta ahora, no es que sea incorrecto, pero a mi modo de ver entra en muchos conflictos con la coyuntura actual. Por eso creo que, con independencia de las marcas personales, uno debe de esforzarse primeramente por sobrevivir y, dentro de eso, intentar conseguir una buena marca personal pero que, si por desgracia no consigue alcanzar nunca, no suponga el morirse de hambre por el camino.

Dualidad ‘marca personal’ o ‘multimarcas’, ¿qué preferís?

5 comments

  1. Rafa García dice:

    ¡En el clavo! Has dado, José Luis, con el que yo considero gran dilema de un freelance: ¿me superespecializo en un ámbito concreto con el fin de ser nítidamente asociado a él o abro el espectro de opciones para llegar a más públicos con menos profundidad?
    Esta misma semana tuve la gran oportunidad de charlar de estos mismos temas con José Miguel Bolívar (Óptima Infinito). Él me recomendaba la primera opción. Yo, de momento, he optado y persevero en la segunda. Seguramente uno no puede ser a la vez buen médico, abogado y experto en aeromodelismo. Pero.. ¿por qué he de renunciar a intentarlo si tengo buenas competencias (en unas cosas más que en otras) en todas esas facetas? ¿acaso no se enriquecen unas a otras? ¿acaso ese mix no es también diferenciador? Y, además, en una realidad tan dinámica (entorno 2.0)… ¿cuánto vale una marca superreconocida en un ámbito superconcreto si mañana el mercado pasa a ignorarlo? ¿De qué me serviría hoy haberme superposicionado como experto en Blackberry?
    En fin. El debate, en todo caso, está abierto, es apasionante y tiene mucho recorrido.

  2. jose luis dice:

    Buenos días amigo Rafa y gracias por pasarte. Está claro que la decisión es compleja y probablemente condicionada por tu situación personal y profesional en el momento que decides fomentar tu marca. Pero con todo y con eso creo que definitivamente marca una opción u otra es el entorno el el cual te mueves. No me refiero al 1.0 o al 2.0, me refiero al entorno geográfico de actuación, donde realmente tienes los clientes del 1.0. Si optas por una especialización y te equivocas porque en tu radio de acción solo hay un par de cientes potenciales y ya trabajan con alguien, o bien abaratas tus servicios, con lo cual pierdes especialización o estás muerto. Optar por tocar varios palos es abrir el ámbito de potenciales clientes y, a lo mejor, la supervivencia financiera, eso si, a costa de más trabajo.

    Por ejemplo, en mi caso, Galicia implica que tienes que tener conocimiento de muchas cosas y pocos son los especialistas que pueden diferenciarse, están los clientes muy atomizados. Puedes intentar que una de tus marcas sea la dominante, pero necesitas más marcas para poder sobrevivir.

    Lo necesario es poder demostrar que todas tus marcas te permiten ser competente en lo que haces y evitar que te etiqueten como ‘marca blanca’, mejor que seas ‘marca comodín’ o ‘multimarca’ 🙂

    Un saludo

  3. […] Conflictos al crear nuestra marca personal  […]

  4. Yo soy la marca (II) | Marketing y comunicación dice:

    […] Foto: delcampovillares.com […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *